¿Por qué los insectos vuelan hacia la luz? Surge nueva explicación

Los insectos vuelan hacia la luz no por sentirse atraídos, sino porque la misma los desorienta. Es la conclusión de un nuevo estudio conducido por personal del Imperial College London. Tradicionalmente, se dice que la luz de la Luna es empleada por los insectos para orientarse. Estos animales son capaces de ubicarse a sí mismos y a su hábitat gracias a la fuente fija de luz en el cielo. Entonces, cuando encuentran una fuente de luz artificial, como la de una lámpara, la confunden con nuestro satélite natural y se sienten atraídos hacia ella.

Por que los insectos vuelan hacia la luz1

Esta es la teoría más conocida y convencional que explica por qué los insectos vuelan hacia la luz. Sin embargo, podría estar equivocada. Investigadores del Imperial College London descubrieron que la luz no atrae a los insectos, más bien los «atrapa» cuando se acercan. Esto es culpa de un fenómeno llamado dorsal light response (“respuesta dorsal a la luz”, en traducción libre).

Muchos insectos y algunas variedades de peces presentan este reflejo, que provoca que el animal gire su espalda hacia la luz. Se cree que es un mecanismo evolutivo que coloca al animal en una posición ideal, con la espalda hacia arriba y en posición de vuelo, pues la fuente principal de luz siempre suele provenir de arriba (durante el día o la noche). Aunque la respuesta dorsal a la luz se conoce desde hace décadas, nunca se había relacionado con una «atracción» hacia la luz.

El experimento del que surgió esta conclusión consistió en instalar una lámpara en el bosque y registrar a los insectos que se aproximaban a la misma. Gracias a esto y a una cámara especializada en captura de movimiento los investigadores lograron observar los animales a detalle.

En el video destacan algunos eventos, como los insectos volando boca abajo con su espalda orientada la fuente de luz cuando pasan sobre la lámpara. También es posible apreciar que la órbita alrededor de la lámpara también la hacen de espalda. Es como si en las lámparas existiera un imán imaginario que atrae la espalda de estos animales.

Los insectos vuelan hacia la luz porque están desorientados.

Si suponemos el comportamiento de los insectos si simplemente “se confundieran”, sería lógico asumir que irían hacía la luz en lugar de orbitarla. Las lámparas del estudio de diseñaron especialmente para atraer a la mayor cantidad de insectos cercanos. Sin embargo, parece que el efecto solo aplica a los animales que pasan muy cerca de la luz artificial. Entonces, los investigadores sugieren que los insectos “vuelan hacia la luz” simplemente por estar desorientados. Una fuente artificial de luz les hace caer, rodar, orbitar y volar boca abajo.

Sí, los insectos pueden chocar con la lámpara. Sin embargo, los investigadores sostienen que esto es producto de los movimientos desordenados derivados de esa confusión y no de un comportamiento intencional. Otra hipótesis es que la luz podría afectar la visión de los insectos, pero esta suposición no explica su movimiento orbital alrededor de la bombilla.

El artículo se encuentra disponible en la plataforma bioRxiv, pero aún debe pasar por la revisión por pares antes de su publicación oficial. El objetivo del estudio es comprender y reducir los efectos de la iluminación artificial en el ecosistema de los insectos.

Quizá te interesa:

Deja un comentario