Extraterrestres pueden estar donde menos esperábamos, estudio

Una nueva investigación refuta la idea de que existe mayor probabilidad de descubrir vida extraterrestre en planetas que orbitan estrellas ricas en metales. Según los nuevos hallazgos, los planetas que orbitan estrellas con menos «metales», o sustancias más pesadas que el hidrógeno y el helio, tendrían capacidad de albergar más vida inteligente. Un ejemplo de este tipo de estrella es nuestro Sol.

Extraterrestres pueden estar donde menos esperábamos(1)

Un grupo de científicos examinó la relación entre la metalicidad de una estrella y la probabilidad de que sus planetas sean habitables. El equipo, dirigido por la astrofísica Anna Shapiro, calculó por primera vez cómo la metalicidad de una estrella influye en la composición química de las atmósferas planetarias. Particularmente en la producción de ozono, que bloquea la dañina radiación UV.

Planetas habitables en estrellas con baja metalicidad.

Según los resultados, las estrellas con menos metal emiten más radiación UV. Por otro lado, los planetas que orbitan dichas estrellas pueden tener capas de ozono más fuertes que protegen su superficie de la dañina radiación. En el estudio, publicado el pasado martes en la revista Nature Communications, los investigadores señalan que «los planetas hospedados por estrellas con baja metalicidad son objetivos ideales para buscar vida compleja en tierra».

Sin embargo, también destacan que la metalicidad estelar y la radiación UV superficial son solo dos partes de un rompecabezas mucho más grande y complejo. Alexander Shapiro, coautor del estudio, explica: «no diría que debemos limitar la búsqueda de habitabilidad a estrellas específicas. Debemos estar atentos a las sorpresas”.

Además, agregó que «la paradoja es que el aumento de la radiación UV fuera de la atmósfera induce una disminución de la radiación ultravioleta en el suelo». Debido al posible daño que la radiación ultravioleta puede causar, este descubrimiento es importante.

Los investigadores encontraron que, aunque las estrellas pobres en metales emiten más radiación UV en general, la proporción de luz UV-C a UV-B que generan es mucho mayor, lo que lleva a capas de ozono más gruesas. Esto se debe a que las atmósferas superiores de los planetas absorben la radiación UV-C, lo que mejora la síntesis de ozono. Mientras tanto, la radiación UV-B destruye el ozono.

Quizá te interesa:

Deja un comentario