La Luna se aleja de la Tierra 3.8 centímetros al año

La Luna se aleja de la Tierra a un ritmo de 3.8 centímetros al año. Parece un cambio insignificante, pero es una distancia que suma con cada año que pasa. Hoy, es difícil imaginar que nuestro satélite natural se aleja del planeta y no se detiene. Seguramente alguna vez te maravillaste por el resplandor de la Luna en la penumbra del cielo nocturno y te preguntaste cómo es allá arriba.

Luna se aleja de la Tierra

Aunque solo unos pocos afortunados han tenido la oportunidad de conocerla, hace décadas que el avance científico y tecnológico nos permitió responder la última pregunta. Actualmente, la exploración espacial se enfoca en la posibilidad de establecer colonias en la Luna. Y más allá de las barreras tecnológicas que debemos superar para lograrlo, establecer colonias en la Luna propiciaría la disputa del territorio entre las diversas naciones involucradas.

Por otro lado, la NASA ha delegado el desarrollo de estas tecnologías a empresas privadas. La intención de la agencia estadounidense es construir hábitats y rutas hacia la superficie lunar lo más rápido posible. Aunque, una vez que se establezcan esos primeros colonos lunares, tendrán que considerar la duración del viaje de regreso a la Tierra. Especialmente tras saber que la Luna se aleja de la Tierra varios centímetros al año.

La Luna se aleja de la Tierra todo el tiempo.

Obviamente que este fenómeno no es nuevo y, de hecho, la Luna lleva varios millones de años intentando alejarse de nosotros. Desde 1969 sabemos que la Luna se está alejando de la Tierra gracias a los paneles reflectantes instalados en la superficie de nuestro satélite. La NASA, en el marco de la misión Apolo, encomendó la instalación de estos dispositivos para medir la distancia.

El profesor Joshua Davies de la Universidad de Quebec, la investigadora Margriet Lantink de la Universidad de Wisconsin-Madison y varios colegas de la Universidad de Utrecht y la Universidad de Ginebra, consideran que lo que sucede con nuestra Luna es una «pobre guía al pasado«. Argumentan que, si la tasa de retroceso de la Luna hubiera sido constante a lo largo del tiempo, habría impactado contra la Tierra hace 1,500 millones de años. Escenario imposible, dado que nuestro satélite natural es tres veces más viejo que ese lapso.

El argumento científico es que el fenómeno está impulsado por los «ciclos de Milankovitch«. Es decir, cuando pequeños cambios en la órbita terrestre influyen sobre la cantidad de luz solar que recibe el planeta. En nuestro planeta, el clima resulta particularmente susceptible a estos ciclos y existe abundante evidencia del fenómeno.

Para averiguar qué tan lejos estaba la Luna de nosotros hace mucho tiempo, los científicos analizaron sedimentos terrestres para medir el bamboleo de nuestro planeta. Encontraron que hace 2,460 millones de años, la Luna estaba 60,000 kilómetros más cerca de la Tierra. En esa época, los días terrestres habrían durado unas 17 horas.

Quizá te interesa:

Deja un comentario